Estibas de cáscara de coco ahorran 200 millones de árboles al año.

Estibas de cáscara de coco ahorran 200 millones de árboles al año.

El proceso de fabricación es libre de pesticidas, aditivos y el resultado es una estiba biodegradable.

Las estibas son uno de los elementos de la decoración rústica que reaprovecha un material ya en desuso. Ahora imagina un estiba que gana nueva vida útil desde su origen. Es de esto que se trata a CocoPallet al crear estibas duraderas, resistentes al fuego y hechas a partir de cáscaras de coco.

Usar esta parte del coco no es exactamente una novedad. Basta con mirar la cantidad de cuerdas, vasos y alfombras que se crean usando fibra de coco. Pero, la empresa holandesa perfeccionó el proceso teniendo como inspiración una técnica indonesia primitiva. El concepto fue desarrollado en una sociedad de CocoPallet con la Universidad de Wageningen, ambas instituciones holandesas.

Utilizan una macromolécula llamada lignina como aglutinante natural, de forma que no hay necesidad de resinas sintéticas, como las usadas normalmente en palets de madera. El proceso de fabricación también es libre de pesticidas, aditivos y el resultado de ello es una estiba biodegradable. Esto significa que a pesar de ser hecho para la exportación, cuando está desgastado y sin uso, puede ser triturado, reciclado o compostado. Incluso, la compañía está desarrollando maneras de usar los palets como fertilizantes para el suelo.

Ahorrando árboles, generando renta

Según CocoPallet, cerca de 1.700 millones de estibas de madera se producen anualmente, causando el uso innecesario de aproximadamente 200 millones de árboles al año. Estos árboles se pueden ahorrar con la solución.

«Compramos la corteza de coco de los agricultores, creando una renta extra en la base de la pirámide. Los granjeros dejan de quemar las cáscaras de coco, lo que reduce la contaminación del aire. Nuestros CocoPallets reemplazan las estibas de madera y menos árboles necesitan ser cortados para ese fin «, explica la empresa.

Sin perder la calidad de resistencia, las estibas de coco también ocupan menos espacio, siendo más compactos. Una pila de 20 estibas ecológicas mide unos 0,75m de altura, mientras que una pila de veinte estibas normales mide 2,70m.

Otro punto interesante, es que la empresa utiliza biomimética (estudio de las estructuras biológicas) en sus proyectos. «La idea central es que la naturaleza ya ha resuelto muchos de los problemas con los que estamos luchando. Los animales, plantas y microbios son los ingenieros más inteligentes en el desarrollo de estructuras, superficies, procesos «, explica la empresa.

 

fuente: ciclovivo.com.br

Post by admin

Comments are closed.